El futbol es política

¿Distinguimos lo real del simulacro?. ¿Las escenas de juego pueden estar amañadas? Lo que Importa es ganar en un determinado momento.

Las entidades deportivas mueven mucho dinero: insignias identidarias, alcochol, drogas, viajes, inmobiliarias...
El fútbol es para algunos un juego y para otros una forma de vida. Hay quien lo usa como negocio o lo sigue como ideología. Llega a considerarse una pasión e incluso representa una religión. 
Forma parte del mundo actual, de la sociedad de masas que todo lo envuelve. Está presente en cualquier parte del mundo y tras él hay intereses ocultos. Unos pocos lo utilizan como instrumento de poder. Un poder para hacer dinero, controlar y manipular. Los aficionados somos mudos testigos de este espectáculo. Quizás ha llegado el momento de mirar un poco más allá, de descubrir qué se esconde detrás de todo ese circo. 
En el colegio o en la calle representa una forma de relacionarse, de socialización con un papel integrador. Uno se hace seguidor de un equipo y se identifica con esos colores. Anima y forma parte de la colectividad de todos sus seguidores.
Al profesionalizarse surgió el fenómeno actual. Este juego fue convertido en negocio, pues los poderosos observaron que era el deporte del pueblo y las competiciones sobrepasaron lo puramente deportivo. 
Para Jean-Marie Brohm "el fútbol es una superestructura político-ideológica de capital avanzado y actúa como multinacional". Los jugadores son la materia prima de esta industria, se comercializa su imagen y el producto se vende a los aficionados. Se establece la relación producción-consumo del sistema capitalista. Esto llevaría a comparar la situación actual con mitos como 1984 de George Orwell , donde todo está controlado, no existe libertad y a través de la neolengua se maneja al pueblo. En el fútbol la realidad también es deformada. Pues no se dice a los seguidores “id al campo para que los directivos ganen dinero”, se les invita a ir para que con su apoyo gane el equipo. El aficionado vive en la Caverna Platónica o incluso en Matrix, que ha sido colocada delante para ocultarle el mundo real. El pueblo es utilizado por poderosos seres que ocultan su verdadero rostro.

Qué buscamos:


-Hablar sobre la identidad de grupo y la individual.
¿Lo que organiza un comportamiento, una relación social, un sistema de producción es el hecho de que está circunscrito a una identidad? 
¿O es tener, pegada, una etiqueta? 
¿O que se ejerza bajo leyes prefijadas por un reglamento?


-En todos los conflictos de guerra siempre ha existido unos instantes de juego entre dos los dos equipos contrincantes y siempre se han respetado las reglas del juego.


-Las camisetas de los jugadores representan un identidad loca, nacional que puede generar sentimientos de conflicto.Los jóvenes inmigrantes tienden a escoger la camiseta que más identifica al grupo. ¿No es quizás un abrigo o señal que hace que no seamos distintos?


¿En realidad, cómo nos sentimos?


¿Por quien peleamos? ¿por el grupo, por un pais, por una mafia que explota todo lo que acarree dinero?


-¿Qué entendemos por respeto? - ¿Donde está nuestra autoestima?


-¿No es más bello esperar que gane el que esté mejor preparado?Buscar la estética del juego


-¿Qué espacio ocupa la mujer, si es que no es también forofa del grupo, en el ambient familiar? y los hijos, ¿cómo lo viven?
¿Qué papel representan los video-juegos?


-Afecto y concepto de grupo no está reñido con los buenos comportamientos.


Presentación de los trabajos:
Video-Art.
Fotografia
Instalación. Performance. 
Collage. Dibujo. Pintura. Escultura-objeto. 
Todo ello explicando una visión o historia personal sujeta a debate y a exposición.
la muestra se realizará en el Centre Cívic Barceloneta

Curadores
Jonathan Elbaz
Montse Cosidó

Para más información visitar el evento en facebook y/o -si desea colaborar- puede enviarnos un mail

Video del proyecto:



Convocatoria