La lucha por la igualdad

En 1949, Simone de Beauvoir con la afirmación "no se nace mujer, se hace" inaugura una vía de pensamiento desde las ciencias sociales que conseguirá demostrar científicamente que tanto el sexo , como el género y la sexualidad son construcciones.

El género es un rol y es totalmente cultural y además , no tiene nada que ver con el sexo como componente biológico, fisiológico y orgánico.

Son las sociedades las que han creado sistemas de roles y patrones de comportamiento diferentes para hombres y para mujeres, prescripciones sobre lo que deben hacer y cómo deben actuar en función de su sexo.

¿Por qué a veces las madres fomentamos la separación de sexos?

¿Creamos dependencias emocionales y sociales con el hombre?

Dejamos ir nuestro potencial más antropológico de sabiduría y fortaleza.

¿Cómo podemos construir una sociedad libre donde cada persona pueda vivir tal cómo se siente a sí misma , sin sentirse discriminada por su proyección sexual o por su manera de vivir su feminidad o masculinidad?

A partir de artistas contemporáneas como Louise Bourgeois (la destrucción del padre y la mujer tejedora), Cindy Sherman (los roles de la mujer), Sarah Lucas (dualidades de poder), Marlene Dumas (racismo, maternidades y otros marginalidades), Marina Abramovic (comunicación y límites), Barbara Kruger (Violencia hacia la mujer), Claude Cahun (ambivalencias), Pepe Espaliú (dualidades), podemos analizar cómo las personas se desarrollan y viven en la sociedad que nos rodea.